El huerto de mi señora, desde la comarca III

Mi mujer lleva la agricultura en las venas, bueno, yo también tengo antepasados agricultores a puñados, pero a mi, desde luego, no me han llegado los genes agricultores con tanta intensidad como a ella.

Su huerto (bueno a partir de ahora, diré “nuestro huerto”, porque a mi me toca cavar y arrar y a ella todo lo demás), este primer año ha sido todo un reto, primero mejoramos la tierra, hicimos la instalación del riego automático (con la inestimable ayuda y asesoramiento de mi amigo Tirso) y hemos cultivado por primera vez Alcachofas, habas, pimientos, rabanos, cebollas, apio, acelgas y alguna cosilla mas que no recuerdo.

Realmente la tierra es agradecida porque dada nuestra inexperiencia (especialmente la mia), parece increíble los frutos que ha dado

Ayudando a mi mujer “en nuestro huerto” he experimentado varias cosas que nunca había experimentado en el contacto directo con la tierra

 

1- El suelo esta muy abajo

2- Cavar cansa mucho, pero relaja y realmente debo reconocer que no me disgusta esta tarea

3- Comerse los productos de tu propio huerto da gusto, son mas sanos, y la satisfacción que produce consumirlos no engorda

 

Seguiremos informando de vez en cuando desde “la comarca” del Baix Llobregat