Soplando velas

Un año más he soplado las velas del pastel ( y espero que por muchos años más pueda seguir haciéndolo).

Este 2022 puse desde un inicio todo mi empeño en intentar hacer lo más felices posible a mis seres queridos, pero la verdad es que si lo consigo no sera porque ni los virus ni el jodido Putín me lo pongan fácil. Ya teníamos bastante con la maldita Pandemia como para que a un maldito kafre le de por invadir Europa al estilo de Napoleón o Hitler (pero en dirección inversa)

Solo espero que esta puta animalada termine lo antes posible con el menor número de muertes y si es posible que no acabe en un puto festival pirotécnico de bombas atomicas.