Loqui ac transmit (Habla y transmite)

Comunicar en público no “hablar en latin” ni vomitar una serie de palabras con más o menos sentido. Al comunicar en público (por muy importante que sea nuestro mensaje) lo realmente importante es conectar con las personas que nos esten escuchando. Para ello recurriremos a otros recursos (verbales o no) que ayudan a transmitir confianza, seguridad, credibilidad, entusiasmo o implicación. En el colegio nos enseñaron gramática, ortografia, matemáticas, historia…pero muy pocas veces se practica la oratoria y realmente esta es sumamente importante en nuestras vidas. La inseguridad en nuestras exposiciones orales pueden acarrearnos grandes disgustos.

Las claves para una comunicación eficaz son:

 

CONOCIMIENTOS

O se tienen o no, pero carecer de ellos nos creara una terrible inseguridad y en estas circunstancias nos sera dificilísimo llegar a nuestro público. Por otro lado no se puede transmitir un mensaje sin estar convencido de lo que se dice, sin pasión ni entusiasmo, las ideas nunca llegaran a calar.

 

PLANIFICACIÓN

Un acto de comunicación jamás se deberia improvisar absolutamente. De hecho planificar es la mejor forma de ganar en naturalidad. Ante todo deberiamos preguntarnos: A que tipo de publico me dirijo, cuales son sun intereses, que apoyos materiales complementarios puedo utilizar…Y a partir de esas respuestas estructurar el discurso. Planificar no es redactar un texto y leerlo al pie de la letra, sino que es mucho más eficaz establecer un guion para ir dearrollandolo con espontaneidad. El mensaje tiene que ser claro, las ideas tienen que estar ordenadas con lógica. Siempre hay que intentar captar la atención del público al que nos dirigimos, comenzar con un hecho impactante que despierte el interés, sorprender de vez en cuando con una nota de humor (el humor siempre es algo que rompe el hielo y desentumence al público) o soltar algún argumento contundente, que permanezca en la cabeza de los receptores.

 

ACTITUD

Siempre hay que mostrarse seguro, confiado, optimista, pero con humildad y entusiasmo. Si el público percibe el entusiasmo del comunicador estara mucho más predispuesto a dejarse convencer. Si no estamos atentos a las reacciones de nuestra audiencia, el mensaje no impactara.

 

HABILIDADES

Con el guion planificado y la actitud adecuada ya solo nos quedara desarrollar la exposición del mensaje. Nuestra voz no tiene que ser monótona, el tono variara según las necesidades  que impongan el ritmo de nuestro discurso. Aceleraremos o ralentizaremos el ritmo, utilizaremos las pausas (a veces un silencio dice más que mil palabras). El vocabulario debe de ser rico, pero no farragosamente técnico. Utilizaremos metáforas, comparaciones, humor, historias personales refranes, citas…También el lenguaje corporal juega un papel clave, sentarse, estar de pie, moverse… los gestos…Pero ante todo siempre hay que ser uno mismo, eso si, adaptandose a cada situación con absoluta naturalidad.