Mis nuevos vecinos, desde la comarca

Este es uno de mis nuevos vecinos desde que resido en “La comarca”, le llamamos “Manolito”, acostumbro a encontrármelo al atardecer, es un noctambulo recalcitrante le gusta comer frutas caídas de los arboles y urgar en las basuras, no es un tipo muy exigente con su dieta alimenticia, pero se apaña bien el hombre.

Normalmente nos saludamos y ambos seguimos nuestro camino, eso si, es de pocas palabras y cuando te cruzas con el sabes que nunca te va a entretener contándote ninguna tontería que no te interesa ni un pimiento, el va a su royo y yo al mio…un vecino genial.