Confinados

Para soportar un confinamiento prolongado y sin saber la fecha exacta de finalización, por suerte para mi, yo tengo una experiencia anterior que me da las herramientas suficientes para soportar el actual con mayor facilidad.

Cuando fui a la mili voluntario en 1984, para asi poder elegir cuerpo y plaza (lugar donde efectuar el servicio militar), firme por 18 meses, pero mientras estaba realizando el servicio militar los políticos establecieron la reducción de la Mili de 12 meses a 9, pero “la diferencia nos la comimos” los que estábamos realizando el servicio militar en ese momento.

Por un lado tuvimos que gestionar la injusticia de “comernos mas mili” (y en mi caso, como voluntario, el país incumplio el contrato que había firmado) y por otro lado tuvimos que gestionar “el hueco legal”, que nos desamparaba y literalmente desde el momento en que teóricamente tendríamos que estar licenciados pasamos a vivir la situación diaria de no saber cuando terminaría nuestra condena.

Mi opción personal para “soportar estoicamente esta situación” fue ocupar mi cuerpo y mi mente tanto como fuese posible y sencillamente pensar en el “ahora” y no en el “mañana”, el dia que me licenciase llegaría, pero yo debía no querer saber cuando, ya que inevitablemente seria un dia u otro y si no deseas una cosa con pasión, el dolor es menos intenso…vaya, el rollo del Budismo, en el deseo esta la infelicidad, que personalmente para según que cosas no me convence la idea, pero para casos como el que nos ocupa, es altamente recomendable volverse un poquitín Budista, ni que sea por un tiempo limitado.

 

Bueno, ¡suerte con vuestro confinamiento!