Ñ

En Espa..Ñ..a leer noticias desde hace ya bastante tiempo, por desgracia, implica un importante ejercicio de reflexión constante. Estas son tan disparatadas que uno ya no sabe si son noticias o son lamentables chistes, pero desgraciadamente no lo son chistes y lo malo es que nos afectan a todos los ciudadanos de una forma u otra.

Gobernantes corruptos, presos políticos, jueces que parecen de todo menos jueces (ya que condenan a los justos y dejan libres a los chorizos y los violadores). La prensa en su mayor parte es tan partidista que es de escandalo.

España históricamente (al menos desde los últimos tres siglos) se la ha tenido por un país lamentable y de pandereta, pero las cuotas de cutrerismo que ha alcanzado este país ya rozan el esperpento.

Europa  (y por extensión el mundo) se parte de risa con las incoherencias y meteduras de pata del gobierno y del ministro de exteriores y desde que se implanto la violencia policial en Cataluña, el 155 posteriormente y ahora la farsa de juicio político a los políticos catalanes el ríciculo y la falta de credibilidad del país ha llegado a su mas alto ranking.

En resumidas cuentas, cuando me preguntan de donde soy digo que de “Catalan, Barcelona” y os puedo asegurar que la gente sabe captar perfectamente la diferencia respecto a que simplemente dijera…Spanish