Mi propio “Biétnam”

En esta profesión a menudo el curro viene a putas oleadas, pasas de estar mirando literalmente las paredes, a ir de puto cranio. Cuando pasas de 0 a 100 en un segundo, te da un subidon la adrenalina y te pones en marcha a la velocidad del rayo.

Imagino que al empezar como dibujante freelance para una agencia de publicidad y en parte también por temperamento, me acostumbre desde un inicio a ir cagando leches. Cuando estas “en pleno fregado” no existen las horas, ni el hambre ni el cansancio…en esos momentos, estoy en mi propio Biétnam y hasta que no termino “mi misión” no me doy un autorespiro. La tenacidad, la autodisciplina el espiritu de sacrificio y un temperamento espartano, son parte de la eficacia que me lleva inexorablemente  al éxito ante cualquier misión que se me encomienda….y si, hace bastantes añitos que no tengo abuela.