El factor humano

Este año en el 34º Salón del cómic de Barcelona he tenido el placer de trabajar en el stand de El Corte Ingles en su 75 aniversario realizando caricaturas y firmando ejemplares de mi cómic Taxi Driver. Como cada año he reencontrado a muchos amigos (dibujantes, guionistas, editores, guardias de seguridad, organizadores del mismo salón y muchos, muchos alumnos y ex-alumnos de la escuela de cómic Joso, de la que tengo el honor de ser docente desde hace un porron de años) Este año, una vez más he recibido “el cariño” del los lectores y algunas entrevistas de los medios, pero si tengo que destacar algo que me ha emocionado verdaderamente en esta edición del salón del cómic, ha sido reencontar a un Ex-alumno del IES Manuel Vazquez Montalbán de Sant Adrià del Besos, en el cual realice un taller de cómic (enviado por la escuela de cómic Joso) que tenia que durar 15 dias y duro tres años. Si el taller duro todo ese tiempo fue por el interés y la insistencia de los alumnos en continuar las clases.

Uno de esos estupendos muchachos es el que me acompaña en esta foto (del que no recuerdo su nombre y el ya me lo perdonara porque sabe lo muy negado que soy yo para estas cosas), pero del que me ha alegrado mucho saber que gracias a su perseverancia y esfuerzo de superación ha conseguido llegar a ser Optometrista. Desde luego no todos mis alumnos llegan a ser dibujantes, pero ni puñetera falta que hace, lo que verdaderamente me enorgullece de ellos, es que se contagien del “virus del esfuerzo” y alcancen, gracias a el, sus metas personales, sean estas las que sean…y desde luego que sigan amando y comprando cómics “for ever”.