Otoño

Con la caida de las hojas uno se da cuenta que el círculo anual se esta cerrando, tras la castañada (si, el Spanish Halloween) en cuatro días nos plantamos en Navidades (si, ese mes de ilusiones infantiles y consumismo) y ya directos a una cuesta de Enero que para muchos es perpetua. Cada año cuando veo caer las hojas reflexiono en la “fragilidad” de la vida y en lo rutinaria que puede llegar a ser la existencia. A mi entender, la gracia radica (al igual que el tímido tallo verde que emenge con fuerza cada primavera) en saber resurgir con el mismo empeño una y otra vez y en florecer con nuevos proyectos….solo así la vida deja de ser rutinaria y se convierte en una estimulante experiencia que realmente vale la pena de vivir.